Blog de Antón

opiniones personales entre 2 ríos… turismo y más.


Deja un comentario

News del verano….

Bueno…  del verano,  o climatologicamente hablando, podríamos decir que del otoño….

Aunque la verdad sea dicha.  Asomarse por cualquiera de las ventanas y ver en esta época la hierba como sigue brotando verde-verde, es una delicia.

Ya pasado el ecuador de la temporada  Casa do Batán sigue siendo un año más  punto de encuentros y reencuentros.  Seguimos disfrutando con nuestro trabajo. Mimando (o eso intentamos)  a nuestro huéspedes. Tanto a los nuevos como a esos “fieles” que cada año nos siguen visitando. Primero de novios, luego ya casados, más tarde embarazados  y ahora muchos ya con algún que otro peque…
La piedra del molino,  con el run-run del agua por debajo, sigue siendo ese nexo de unión cada noche.

Sonia y Javi (de Casa da Urcela), acompañados de Susan y Jeff, han colaborado con nuestra iniciativa #unsetoentretod@s. En esta foto podéis ver sus aportaciones.

Mientras tanto el II  Concurso de Fotografía sigue su curso. Y este año mucho más animado que el pasado. Las votaciones se están llevando a cabo en nuestra página de facebook,  así que si has estado alojado y conservas alguna fotografía que creas que tiene posibilidades, aún estás a tiempo de participar.
En estos momentos hay dos fotos destacadas por numero de votos, pero bueno, hasta las 00.00 horas del 1 de noviembre aún estás a tiempo de participar o conseguir más “me gusta”…  Recuerda, 2 noches AD en Casa do Batán más una cámara de fotos digital donada por Carlos Fotógrafos de Viveiro están esperando al ganador.

El servicio de desayunos de Casa do Batán ya está uniformado…. Si ya estaban ricos los desayunos,  ahora ya ni os contamos…   😉

Nuestro desayuno “batanero” se lo merecía….

(Para la foto han colaborado altruistamente dos “reputados modelos”  de una muy conocida agencia internacional.)

De sobra es sabido que el gallego ha sido desde hace 8 siglos el idioma usado en el bello arte de la poesía. Desde reyes a trovadores hacían uso de él en toda la península, sin importar su lengua materna. A día de hoy  sigue habiendo quien sigue  disfrutando de ese mismo arte en ese mismo idioma, y a veces alguno se deja caer por Casa do Batán, por lo que sentarse a leer tranquilamente nuestro libro de huéspedes, es un gustazo.

Os dejamos con la “última cantiga de Casa do Batán” (De Iago).  Buen verano a todos…

Escoitei o murmullo dun regato,

e pensaba no Batán…

miraba atentamente as fases da lúa

e pensaba no Batán…

Soñaba cos desertos de Arabia,

coas selvas do Congo

e cos moais da Illa de Pascua

e sempre, sempre acababa no Batán

destino Exótico da Mariña…

Outro ano mais voltamos, e unha noite mais

ficamos lá, aquí onde os murmullos son sabores

onde as risas son olores, de casa, de familia,

de amigos…

“Desaiunos bataneros, cómo eu os quero!”

Tortilla de patacas fina, fina, xamón e queixo

madalenas e bizcoitos, floriñas vermellas ao

pé do mantel, enriba dunha servilleta, ou

saudando pola fiestra.

Champú que cheira a herba… mmm….

e xel feito con xarabe para a tos (ou iso parece)

en fin recordos, recordos de casa do Batán.

Outro ano mais Luz e Antón, non deixades

de sorprendernos; non polo ordeado da casa, nin

polas mermeladas boísimas, nin por ter as habitacions impecables,

nin polo novo minibar e os milleiros de guias de viaxe,

non é por iso, é por ser como sodes, tan especiais que non deixades

de sorprendernos, i é que neste mundo, nesta vida

fai falla xente coma vos e lugares tan bonitos coma este,

viaxando coa mente, sempre que se precise, até orillas do

río Loureiro, até porta de doble folla de Casa do Batán.

Gracias por todo. Biquiños de María e Iago.

PD: Dúas palabras me levo Botiquín, Barruzar e Freixós.

Grazas Iago.

Anuncios


8 comentarios

De ruta por… Ortegal

Coger en Viveiro dirección Ferrol por la costa y perderse por cualquiera de sus desvíos, es una aventura y es un lujo. Enormes playas o pequeñas calas solitarias de blanca arena, miradores imposibles, acantilados que no tienen fin, faros perdidos en cabos escondidos entre brumas, santuarios que conservan tradiciones pasadas, pueblos que no han perdido su alma… así es esta costa.  Nuestros huéspedes ya la conocen, ahora os la enseñamos visualmente a todos.

Le llamaremos la ruta de Ortegal ya que aunque se desarrolla en una parte por la provincia de  Lugo, A Mariña lucense, la mayor parte se desarrolla por la comarca del Ortegal, la comarca Secreta.

Este es el mapa…

Lo podéis ver más grande. Van señalizadas todas las carreteras para moverse cómodamente y los puntos de interés con una pequeña explicación y un enlace con más información.

De todas formas vamos hacer el recorrido visualmente….

Nuestra recomendación siempre es empezar por el punto más lejano. Así que nos vamos a Cedeira. Donde no debemos dejar de visitar su puerto y su parte antigua. La playa de la Magdalena siempre merece una visita.

Desde Cedeira sale la carretera que va al faro de Punta Candieira y en ella veremos el desvío que nos lleva a San Antón de Corveiro. Una capilla en el acantilado sobre la boca de la ría…

Después seguimos hasta Punta Candieira, con unas vistas y un paisaje extraordinario.

Tenemos que volver a Cedeira y buscamos la carretera que nos lleva  a San Andrés de Teixido.

Llegando a San Andrés, veremos en una curva que aparece el mar a nuestra izquierda y que hay unas antenas de tv. Ahí nos pararemos, ya que tendremos la mejor vista de San Andrés y al fondo los acantilados y serra da Capelada…

é

Y ya podemos bajar hasta San Andrés. Recuerda que “A San Andrés  de Teixido vai de morto o que non foi de vivo“.

Continuamos ruta por la carretera, siempre paralelos al mar y llegaremos a un punto que es el más alto del recorrido: A Capelada.

En ese punto, entre parque eólicos, veremos entre la carretera y el mar una estructura de piedra, como una casita. Esa es a Garita de Herbeira. Nos acercamos hasta ella y podremos disfrutar de las vistas sobre los acantilados más altos de Europa. 613 metros sobre  el nivel del mar, con una pendiente superior al 80 %…

Continuamos la ruta y veremos que entre un pinar hay un cruce de carreteras asfaltadas, cogemos la de la derecha y nos llevará al Mirador de Miranda desde donde podremos divisar toda la ría de Ortigueira, Cariño y toda la costa de Espasante y Picón hasta Estaca de Bares . Este mirador es el  gran desconocido,  con unas vistas inolvidables…

Volvemos sobre nuestros “pasos” hasta el cruce y continuamos de frente. Iremos directamente hasta Cabo Ortegal. En el camino veremos los miradores de o Limo con buenas vistas de Cariño y la ría de Ortigueira.

Cabo Ortegal es único. Hay que verlo…

Desde ahí nos dirigimos hacía Cariño, pueblo marinero y conservero.

Volvemos dirección Ortigueira por Ponte Mera. Una vez en Ortigueira nos podemos desviar hasta la playa de Morouzos.

Volviendo hacia Viveiro veremos el desvío hacia Espasante. Pueblecito marinero, con dos playas y una atalaya con unas vistas preciosas…

Continuando hacia Viveiro, en Loiba, veremos un desvío a Picón. Seguimos las indicaciones y llegaremos a uno de los rincones más bonitos del trayecto: los acantilados y la playa de Picón…

Volvemos a Loiba y seguimos hasta o Barqueiro. En o Barqueiro tenemos el desvío que nos lleva a la playa de Esteiro, paraíso de surfistas, y otra que nos lleva a Bares. En  Bares veremos los desvíos que nos llevan al Semáforo de Bares (un mirador privilegiado de toda la costa norte gallega), al Porto de Bares (coqueto pueblo con una playa espléndida y un dique en el puerto del S. VII a.d.c. de los fenicios) y al faro y Cabo de Estaca de Bares. El punto más septentrional de la península…

Volvemos hasta o Barqueiro, donde veremos la bajada a Porto do Barqueiro. Personalmente uno de los pueblos marineros más bonitos. También conocido como el “Cudillero gallego” por su parecido con el pueblo asturiano… Vosotros diréis…

Camino ya de Viveiro en O Vicedo tenemos el desvío a Morgallón, desde donde sale la ruta PR-G8, en el entorno del río Sor, y también veremos los accesos a la playa de Xilloi (con el Puerto de Bares al fondo),  la playa de San Román o Area Grande y a la playa de Abrela…

Y después de un jornada así,  Casa do Batán podría ser una buena opción para descansar ¿no?.

Por cierto, no nos hemos olvidado… pero las recomendaciones gastronómicas solo para nuestros huéspedes…. 😉

Si tenéis opción de disfrutar de esta ruta, hacedlo. Os gustará !!!.

———

Tanto esta ruta como cualquiera de las que tenemos desde Casa do Batán, las puedes ver en Google Maps o descargar en PDF en la columna de la derecha en el apartado Mapas.


8 comentarios

Un acebo=unsetoentretod@s

Este año 2011 ha sido declarado por la ONU como el Año Internacional de los Bosques.

En Casa do Batán queremos unirnos a esta iniciativa y hemos creado unsetoentretod@s.

¿Qué es unsetoentretod@s? Es una propuesta para colaborar en la plantación de una especie de árbol autóctona durante 2011. Somos conscientes de  que la propiedad no da para hacer un bosque, pero eso no será un  problema.  Haremos un seto.

Nuestra propuesta es hacer un seto en un lateral de la finca. Y la especie elegida es el acebo (Illex acquifolium). Será válida cualquiera de sus variedades.

No hemos decantado por esta especie porque se adapta perfectamente a nuestro micro-clima, porque siempre ha estado presente en fragas y soutos, porque es una especie protegida y sobre todo porque ya tenemos otro seto que hace felices a los pajaritos que por aquí habitan.

Aunque es una iniciativa dirigida a nuestros huéspedes, podrá colaborar todo aquel que lo desee. Simplemente será necesario traer una planta por persona de  acebo pequeña/mediana (de 15 a 25 cms. aprox.) o bien una planta mediana/grande por pareja (más de 25 cms).

Cada pareja que venga alojarse con nosotros, y que decida llegar con sus acebos, tendrá ocasión de disfrutar de nuestro desayuno “batanero” gratuitamente o si lo prefiere, podrá llevarse un tarro de nuestras  mermeladas caseras a casa.

Y como no, a cada planta le pondremos  el nombre de su “donante”.

Y si no vas a venir a Casa do Batán…

Anímate !!!  compra una planta autóctona y plántala en  cualquiera de  nuestros bosques.


8 comentarios

H2O

Tras la furia llega la calma.

Tras cuatro días de  furia, lluvias torrenciales, ríos desbordados, ruido estremecedor, preocupación, vigilias, llamadas inútiles, cabreos….. y mucha, mucha agua, por fin llega la calma.

Una calma silenciosa, seca y muy, muy desoladora.

Canales deshechos, presas destruidas, muros desaparecidos,  toneladas de barro, raices y ramas….. unos cauces que desaparecen y otros que se forman, donde la madre naturaleza quiere…. y sobre todo mucho, mucho silencio.

Esa es la situación actual, en casa do Batán, tras el ciclón Doris.

Si Augas de Galicia y Medio Ambiente no lo remedían, esta temporada tener agua en nuestros ríos y estanque será tarea imposible.

Por lo menos intentaremos que lo que de nosotros depende, jardín y finca, esté lo más presentable posible (si la climatología nos deja).

Desde luego que esta temporada será distinta.

En medio de toda esta desolación, con la finca deshecha y con barro por todos lados, toca pensar por donde empezar una vez que pare de llover.

Notas:

-lo importante es que no hubo daños personales y que logramos evitar que traspasase nuestras puertas, claro está, a costa de sacrificar la finca.

-por poner un punto de “humor” o mejor dicho de mi querida retranca, dejar claro que, a los que se animen a  participar en el concurso de fotografía que hemos organizado con el tema de “reflejos”, realmente se lo tendrán que currar.

-ver disfrutar a Luz, subida a una retroexcavadora (con Martín el palista, claro está), “no tiene precio”

Maloserá !!!


Deja un comentario

Viveiro y su Semana Santa

Viveiro, con un casco antiguo declarado conjunto histórico-artístico, es un bello pueblo de la costa de Lugo.

Su desarrollo económico  y su configuración urbana procede del medievo. Calles estrechas y gremiales (por ejemplo: calle de la zapatería o la de la pescadería),  rodeadas por una muralla con seis puertas. De todo esto solo se conserva en la actualidad el trazado de sus calles y tres de las seis puertas.

Viveiro aparte de su casco antiguo tiene mil y una visitas que merecen la pena.

Los miradores de Monte Faro y A Insua,  situados en ambos margenes de la boca de la ría, merecen una visita por sus vistas.  Así como los miradores de San Roque o Monte Castelo desde donde también podrás divisar  Viveiro y el valle del río Landro.

Más hacia el interior, a un paso de Casa do Batán, encontrarás rincones en los que merece la pena perderse un par de horas y disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor.

Sus playas de arena blanca y fina, sus paseos fluviales o sus fiestas tradicionales como la “rapa das Bestas” o el “Naseiro” son otras de las razones para visitar Viveiro. Y si hablamos de gastronomía, ya de por sí es razón más que suficiente para visitarlo.

Su situación,  en el centro de la costa norte de Galicia,  hacen que sea el lugar ideal para conocerla sin hacer muchos kilómetros.  A menos de una hora está la playa de la Catedrales, San Martiño de MondoñedoMondoñedo, Sargadelos, San Andres de Teixido, la garita de Herbeira, los cabos de Estaca de Bares y Ortegal o cualquier otro rincón menos turístico, pero no menos bello.

Para los más aventureros a menos de dos horas está  Santiago de Compostela, A Coruña o Lugo  y en Asturias: Luarca, Cudillero, Taramundi, etc, etc

Y si de Semana Santa hablamos, la de Viveiro, merece y mucho la pena. Declarada de Interes Turístico Nacional está considerada como de las mejores de Galicia por su antigüedad y por el valor y riqueza  de su imaginería. Algunas de ellas articuladas, como la del Encuentro.

Su desarrollo por las calles del casco antiguo hacen que sea imposible no sentir su recogimiento o fervor.

Esta son muchas de las razones por las que merece, siempre, hacer una escapadita a este bello rincón de Galicia.

O también pueden ser la mejor disculpa para disfrutar de Casa do Batán.


6 comentarios

O Avó y el Pozo da Ferida

El entorno de Casa do Batán, aparte de ofrecernos mucha naturaleza  y tranquilidad, también nos ofrece pequeños enclaves naturales que merecen ser visitados. Además por su situación se pueden hacer andando desde la propia casa. souto da retorta

Souto da Retorta: Situado a 2 kms de Casa do Batán es monumento natural desde al año 2002.

En medio de toda esta invasión de plantaciones de eucalipto, que cubren buena parte de Galicia, cabe destacar este pequeño paraje situado en un meandro del río Landro y formado por una pequeña y antigua plantación de eucaliptos. Los únicos que merecen una visita.

Plantados entorno al año 1890  con la función de afianzar y drenar el terreno  destaca por su tamaño “O Avó”  ( El Abuelo), que por sus medidas dicen ser el árbol más alto de Europa y el más grande de España (en volumen). A saber….

Sus medidas son 67 m de alto, 10,5 m de perímetro en la base y más de 2.5 m de diámetro.

Con avó o sin avó no deja de ser un paseo muy agradable a orillas del río Landro.

Pozo da Ferida: siguiendo el curso del río Loureiro, que bordea la finca de Casa do Batán y a poco más de 6 kilómetros de esta, encontramos este paraje natural que destaca por su belleza y su estado de conservación semi-salvaje. Un pozo que recibe el agua de dos cascadas, una de ellas de unos 30 metros de altura.Presa

El último kilómetro se hace por un sendero estrecho e incómodo si no se va con el calzado apropiado.

En la parte alta de la cascada se encuentra una presa que era la que suministraba el agua a una minicentral hidroeléctrica que se encontraba en la parte baja de la misma.

Pozo da Ferida

El pozo recibe las aguas del río Loureiro (también llamado Xudreiro) que forma la cascada grande y del regato da Pereira que forma otra cascada más pequeña.

El nombre lo recibe por una leyenda que ya muy pocos saben o recuerdan. Según dicen,  el color de las aguas es de un color similar al estrume (estiércol) por que  en ese pozo cayó de rodillas una vieja gigante con un feixe (manojo muy grande que se llevaba sobre los hombros y la espalda) de mulime (conjunto de vegetales cortados que se usaba para echar en las cuadras de los animales para que estuviesen secos y hacer estiércol) y ya nunca más se pudo levantar.